martes, 10 de julio de 2012

Cómo identificar cables de audio

Cómo identificar cables de audio

Si con frecuencia no sabes de dónde vienen y a dónde van tus señales, si constantemente tienes que zambullirte en una "maraña" de todo tipo de cables, es que has aplazado un procedimiento muy simple y fácil de hacer para tener mejor control de tu equipo.

Tanto en tu estudio como en vivo es importante saber identificar nuestros cables.
Inclusive en vivo, cuántas veces no has perdido alguno que otro porque se confundió con el de quién sabe quién y a la hora de guardar las cosas quién sabe dónde se quedó el tuyo porque se parece a otros diez más.



Pero cuando decidimos hacerlo también es frecuente proceder de la manera menos apropiada. Una de las más comunes es etiquetarlos con un pedazo de "masking tape" y marcador de color.
El problema con ese procedimiento es que con el tiempo deja los cables pegajosos debido a la goma de la cinta.

Tres procedimientos simples pueden darte mejores resultados.

Por Colores


Si haces una clasificación general del tipo de señal u origen por color específico podrás, con un simple vistazo, saber ubicar tus señales en todo el sistema.
Claro, este criterio implicaría planearlo con mucha anticipación de modo que siempre determines claramente qué colores necesitas y si existen cables así.
Este criterio puede serte muy útil sobre todo cuando tu equipo es mobible, es decir, cuando trabajas en tu estudio pero también en cualquier otra parte, o tu mismo equipo lo utilizas para las presentaciones en vivo.

Snakes


Existen en el mercado algunas marcas fabricantes de cables para hacer "snakes". Una meduza, o "snake" es un recurso muy práctico para simplificar nuestras conexiones.
Seguramente los conoces, son un haz o manojo de cables unidos por un mismo forro aislante y que comunmente tienen en un extremo una placa de contactos con conectores variados -xlr y jack- y del otro los conectores sueltos.
Sin embargo existen otras versiones máa adecuadas para las necesidades de un estudio. Los hay en versiones de conectores tipo plug, xlr, rca o combinados.
Además tienen la ventaja de que muchos vienen en diferentes colores lo cual facilita aún más la identificación.
Puedes adquirir por separado el cable y los conectores y hacer los tuyos con las medidas y el tipo de conectores para tus necesidades específicas.
Existen muchas versiones: de ocho, 16 o 24 terminales.

Etiquetado con cinchos


Pero si de plano te quieres simplificar al máximo, puedes adquirir pequeños cinchos de plástico y agregarles una etiqueta adherible.
Existen inclusive cinchos de colores que hacen el procedimiento aun más eficiente.
Ésta es una de las soluciones más económicas y más fácil de implementar.

En fin, he aquí tres opciones para elegir.

¿Utilizas algún otro procedimiento?
Te invito a compartirlo con la comunidad.


5 comentarios:

  1. excelentes tips como siempre José Luis... Aquí les les paso otro tip. Para quitar lo pegajoso de los cables debido a la cinta masking tape, les recomiendo un desengrasante hecho a base de jugo de naranja y otros cítricos, se llama Go Gone

    ResponderEliminar
  2. Gracias Carlos Sergio.
    Muy buen consejo.

    ResponderEliminar
  3. Jose Luis me puedes indicar un libro sobre Microfonos en Español, o un link donde coseguirlo...?
    Gracias de antemano

    ResponderEliminar
  4. Informaci?n de BlogESfera.com......

    Puedes valorar este post en BlogESfera.com haciendo click aqui....

    ResponderEliminar
  5. Es muy poca la información en español sobre este tema y está muy dispersa en folletos y artículos sueltos.
    Sin embargo, recuerdo que Shure publicó unas guías muy prácticas originalmente en ingles pero traducidas a diferentes idiomas, entre ellos español. Son muy breves pero muy útiles y entendibles.
    No existen descargables en el sitio, pero intenta visitar o hacer contacto con algún distribuidor oficial de Shure en tu país. Quizá por ahí queden algunos ejemplares impresos.
    ¿Tienes algún interés específico sobre este tema?

    ResponderEliminar

Procura dejar un comentario que guarde relación directa con el tema tratado en el artículo, y preferiblemente aportando información útil como tips, consejos, experiencia propia, etc.