sábado, 19 de mayo de 2012

Buenas prácticas para el uso del metrónomo en la producción. Parte 2

Metronome, Blues Driver, Amp
Foto:Alex Posis

Una producción musical mal planeada ejemplifica a la perfección aquél refrán que dice "Árbol que nace torcido jamás su tronco endereza".

Y uno de los aspectos más comunes de una mala planeación es restarle importancia al asunto del tempo.

Si el momento creativo es por lo general espontáneo, el momento de producir requiere orden y método.

En la edición, por ejemplo, una planeación previa, hará esta etapa fluída y altamente creativa, en vez de aburrida, larga y frustrante.

Inifinidad de casos se pueden citar de cómo, al no haberse establecido claramente el esquema del tempo en la pieza, se termina por hacer una sesión de producción efectivamente torcida y que se resiste a ser alineada.

Así que vale la pena que tomes en cuenta lo siguiente.



En la primera parte de este artículo hablé sobre la importancia de un manejo personal del tempo y di algunos consejos simples.

En esta parte te enlisto algunos procedimientos que le permitirán a tu producción mejores resultados.

Pero no pierdas de vista que se trata de conjugar ambos consejos: los del primer artículo con estos.


Maqueta midi primero, después grabación de audio


Si te estás preguntando: ¿pero para qué uso eso si no utilizo midi en mi música?

Créeme, el midi es una de las mejores herramientas a tu favor y no implica que suene al final.

Se trata de un recurso que te permitirá, aunque sea de una manera burda, comenzar a hacer audible tu idea de composición.

Algunas ventajas de esto son:

  • Puedes ir construyendo uno o varios arreglos posibles de un modo rápido moviendo bloques de datos midi que bien cuantificados se cortan y pegan con mucha facilidad.

  • Puedes bocetar algunos sonidos que te permitan ir vislumbrando el sonido final, en un proceso acumulativo y enriquecedor.

  • Y lo más importante para el tema que nos ocupa: puedes modificar el tempo con toda libertad y sin complicaciones.



Los datos midi se adaptan rápidamente a esos cambios. Inclusive si quieres hacer cambios de tempo, a lo largo del tema, ya sea bruscos o por medio de "ralentandos" y "accelerandos".

A diferencia de esto, con el audio se complica muchísimo.



Si, ya sé que me dirás: "Pero existen herramientas para modificar la duración"

Claro, pero tienen su alcance y en ocasiones el sonido se empobrece cuando los ajustes son muy drásticos.



Me ha tocado vivir en muchas ocasiones cómo una producción se detiene, ya en la mera grabación de instrumentos reales, porque aparecen dudas sobre el tempo: que si está muy rápido, que si está muy lento…

Y no pocas veces ese descuido a llevado a preferiblemente echar a la basura lo ya hecho sólo porque al productor se le ocurrió darle "tres puntitos más o tres menos" al tempo general.

¿Qué necesidad?

Mejor tener claro el asunto desde el principio.



Un opción un poquito diferente y muy utilizada en la actualidad es definir el "beat" de la pieza utilizando algún "loop".

Aunque los "loops" o "bucles" casi siempre no son archivos midi, por su naturaleza son muy fáciles de modificar en tempo, y su utilidad termina siendo la misma.


Programación del metrónomo de la sesión


En muchas ocasiones los sonidos incluídos de muchos programas de audio no son muy prácticos.

En esos casos es mejor crear un "track midi" no sólo con sonidos midi que te funcionen mejor, sino con patrones rítmicos que realmente te apoyen.



Por ejemplo, hay ocasiones cuando el "click", como también se le llama, está en valores de cuarto, que puede haber pasajes donde necesitamos doblar el valor a octavos, aunque sólo sean unos cuantos compases.

Con el metrónomo base no es posible, pero configurando tu propio "click track" sí.



Cuando se trabaja con compases irregulares llega a no servir de mucho que el metrónomo del programa te de referencias del mismo valor; a veces es más clara la guía haciendo grupos o patrones rítmicos en ese "track midi".


Cuidado con los sonido muy agudos


En la mayoría de los casos los metrónomos con sonidos de frecuencias más agudas son más fáciles de distinguir, pero, por lo mismo, es más fácil escucharlos a través de los audífonos y, por lo mismo, que el micrófono los capte.



En el medio a esto se le llama "leakage" o "goteo" y puede echar a perder la grabación porque por lo general es difícil de eliminar.



No quiere decir que no los utilices, pero toma en cuenta esto o baja significativamente el nivel en la mezcla de monitoreo y cerciórate primero de que no se filtra ese sonido al exterior de tus audífonos.



Como ves son cosas fáciles de tener presente e implementar: sólo es cuestión de planeación.



Los proyectos torcidos producen resultados torcidos; los proyectos bien cuidados producen frutos notables.



4 comentarios:

  1. muy interesante pero me gustaria saber como hacer esas pistas midi osea un sofwar sencillo y facil que recomendara seria muy bueno para crear las maquetas!! y gracias por su gran aporte e aprendido mucho en su web.

    ResponderEliminar
  2. Una maqueta midi la puedes hacer con prácticamente cualquier software de audio, ya que casi todos graban midi también: Cubase, Pro Tools, Logic, Ableton, Sonar, FL Studio, etc.
    De cualquier modo lo tomaré en cuenta y haré un tutorial para mostrar cómo se hace.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena recomendacion aser una maqueta en midi ya que puedes analisar toda la estructura de la cancion yo escribo mis temas en un editor de partituras y las exporto a midi ya teniendo el midi lo inporto a mi secuenciador y ya estando en el secuenciador lo edito con vst y plug-in . yo trabajo con cubase,logic y pro tools y editores de partituras guitar pro, sibelius y finale. una vez mas gracias por su aporte y saludos.Sr Jose Luis Almeida

    ResponderEliminar
  4. Otro procedimiento muy práctico. Y siempre el midi como recurso práctico para integrar las herramientas de composición y producción.
    Gracias Jaime.

    ResponderEliminar

Procura dejar un comentario que guarde relación directa con el tema tratado en el artículo, y preferiblemente aportando información útil como tips, consejos, experiencia propia, etc.