domingo, 5 de febrero de 2012

Ecualizador y compresor ¿Cuál va primero?

 Equalizer / Compressor / Limiter
photo credit: HSmade

He escuchado esta pregunta infinidad de ocasiones. Y una vez más se le responde con infinidad de respuestas. Unos dicen que primero el ecualizador; otros que no, que al revés: "primero va el compresor".

Además, se argumenta cada procedimiento con razones de todo tipo: científicas, musicales, estéticas, etc, etc, etc.

¿Quieres saber cuál es la correcta?

La respuesta a este dilema es:



Cualquiera de las dos.



Si estás pensando "me quedé en las mismas" a lo mejor no me estoy explicando.



Mejor analicemos el asunto de otro modo.

Lo primero que habría que preguntarse es:

 ¿Existe diferencia en el orden en que se conectan un ecualizador y un compresor al procesar una señal?


Sí.

Entonces, ¿qué hace difícil preferir un procedimiento del otro?



Es difícil asegurarlo al 100% pero pienso que se debe a la dificultad de percibir los cambios generados en los procesadores; es decir, la raíz del problema está en que muchos no detectan claramente qué está sucediendo en realidad.

Si éste es tu caso no te alarmes, no quiere decir que no funcionen bien tus orejitas, más bien sucede que no las has entrenado lo suficiente para detectar esos cambios.



De los dos procesadores involucrados, pareciera ser que, para la mayoría,  es más fácil percibir qué hace un ecualizador que un compresor.



Quizá porque estamos más acostumbrados a utilizarlo en la vida diaria -casi todos los equipos no profesionales,  de casa o del coche, o el reproductor mp3,  cuentan con algún tipo de ecualizador al cual le movemos aunque sea intuitivamente-.



En cambio, los compresores son herramientas que sólo encontramos en el estudio o en los equipos de sonorización, pero difícilmente en el autoestéreo o en el iPod.



Es decir, hemos tenido más oportunidades para experimentar con el primero.

Y es un hecho irrefutable: sólo se aprende experimentando.



De hecho, con demasiada frecuencia me encuentro con gente que no tiene la menor idea de qué hace un compresor.

No sólo eso, cuando les muestro algún ejemplo sencillo y les digo: "…¿escuchas cómo cambia?" sólo ponen una expresión de desconcierto, como si pensaran: " O José Luis sólo me está vacilando, o yo estoy mal y no sirvo para esto, o estoy irremediablemente atrofiado.."



Ninguna de las tres. Lo que sucede es que en la mayoría de los casos toma tiempo entender y percibir cómo influye el compresor en el sonido.



Además, existen muchos tipos de compresión y unos funcionan mejor que otros para diferentes circunstancias y tipos de señal.



En las diferentes etapas del proceso de producción donde se ocupan estos procesos, -grabación, mezcla y masterización-, necesitamos definir al menos tres cosas:

  •  Qué deseamos obtener.

  • Con qué material estamos trabajando.

  • Con qué herramientas contamos.



Y es muy diferente a qué se llega en cada una de las etapas que menciono.


Entonces, ¿cómo saber cuál usar primero?


Probando.

  • Tómate tu tiempo.

  • Enfócate en un sólo sonido.

  • Lleva un orden y anota para no perder datos importantes.



¿Te suena difícil?

Para nada, es cuestión de dos cosas: primero entender, después hacer.



Y tu estudio personal es el lugar ideal para encontrar tu propia fórmula.



Si quieres una respuesta simple, aunque parcial, sólo te puedo decir que es más común encontrar esto: primero el ecualizador, después el compresor. 



Se trata de creatividad. En ella  todo se vale siempre y cuando logres algo que valga la pena.



8 comentarios:

  1. olga lidia olguin juarez7 de febrero de 2012, 17:03

    estoy muy interesada en aprender, gracias por estos comentarios

    ResponderEliminar
  2. Como bien lo mencias aquí en este post. Todo es cosa de probar y experimentar con el sonido, ya que algo similar pasa con los efectos en la guitarra, que si es mejor una distorsión y después el Wah, o viceversa, es cosa de probar, los resultados en ambos casos son buenos, solo es cosa de ir probando y lo que te guste eso es lo que sonará mejor!!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente. Es exactamente igual.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. luisenriquehernandezvillagran23 de febrero de 2012, 16:12

    estoy aprendiendo siempre algo nuevo sobre el sonido y su diferentes formas de ecualizar

    ResponderEliminar
  5. Acabo de descubrir vuestro gran trabajo en la web. Gracias y enhorabuena!

    ResponderEliminar
  6. yo creo que primero es el EQ, pues si fuera prmero el compresor y este lo tengo a un nivel maximo para q no me sature la señal, si esa señal luego de pasar por el compresor, al pasar por el EQ y este estuviera resaltando algunas frecuencias, haria q saturen esas señales q estan al limite. Se q ese es solo uno de los tantos casos que pueden ocurrir, pero si uno lo ve de esa manera, podria tener un criterio mas al momento de decidir el orden. Saludos

    ResponderEliminar
  7. ¿existe algun aparato portatil (no virtual) que tenga algunos patrones de ecualización y compresion ya programados; de tal manera que cuando pasamos el drums, piano, sintetizador, bajo, voces, guitarra etc. por medio de este aparato, pueda llegar al amplificador ya pre-ecualizado y pre-comprimido de manera automática; (no manual) ??? ¿y cómo se llamaría?

    Lo digo porque he visto que los Radios de los carros y los Radios portátiles en las casas, tienen sonidos ecualizados ya programados (pre-mexclados) (jazz, rock, flat, folk, pop, fxbooster, hip hop, heavy metal, dance, classical, normal, usuario. etc.)

    Y pienso que quizas exista algun aparato que pueda realizar éstas tareas, pero con músicos en vivo. y sin necesidad de que sea en un estudio de grabación, ni con equipos sofisticados y costosos.

    ¿alguien tiene alguna idea? // gracias //.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No existe algo exactamente como lo que quieres ya que cada situación, ya sea en vivo o en estudio, es diferente.
      Puedes apoyarte en los presets que traen las mezcladoras digitales, por ejemplo, pero siempre será necesario hacer el "ajuste fino" para el instrumento y la situación específica.
      Lo que recomiendo, y sería más factible realizarlo, es trabajar en el estudio personal con los músicos, e ir diseñando el sonido, configurando los procesos que cada uno de ellos necesita, utilizando para eso el mismo equipo que se usaría en vivo. De este modo, cuando el grupo se presente no será necesario comenzar desde cero y sólo se requerirían pequeños ajustes para adecuarse al espacio específico donde toquen.

      Eliminar

Procura dejar un comentario que guarde relación directa con el tema tratado en el artículo, y preferiblemente aportando información útil como tips, consejos, experiencia propia, etc.