martes, 24 de enero de 2012

Cómo superar el pánico al botón rojo



No sé si te sucede, pero por lo menos lo has visto en otros. El momento de grabar, el momento de dejar registrado algo, provoca por lo general reacciones nerviosas muy variadas en mucha gente.



Lo común es mostrar inseguridad, falta de concentración. Pero en otros, sobre todo en quienes tienen su primera experiencia con la grabación, pueden llegar a darse situaciones reales de parálisis, o casi de pánico.



Es algo similar a lo que muchos viven como "pánico escénico"



Es probable que mientras lees estas lineas digas: "A mi no me sucede, tengo nervios de acero".

De acuerdo, pero si estás involucrado en una producción donde hay quienes no tienen la seguridad que a ti te sobra sería bueno que tomaras eso en cuenta, porque seguramente incidirá en el resultado, y eso sí te concierne.



Quizá también pienses que estas son discusiones frívolas, reflexiones inútiles, pero el tema de este blog es el Arte y Ciencia de la Grabación, y algo que está implícito en él es eso que llamamos producción, y la Producción también es un Arte y una Técnica.


¿Qué permite saber producir? 


Lograr un resultado de calidad, competente: profesional.



Así que vale la pena aprenderla ¿no crees?


Una ejemplo muy común


Te encuentras ensayando previamente la pieza, o la sección que deseas corregir.

Ya le diste varias "vueltas" y finalmente te sientes seguro: ya no hay errores que ensuciarían la grabación: "pifias" "dedazos", etc.

Hay intención en la toma, con interpretación, etc.

Dices: listo.

Y el ingeniero, o tu amigo, o tu mismo anuncian: "grabando" y entonces…

Para el cuarto compás aquello es un desastre, naufragio total, descarrilamiento desde apenas el primer cuarto del primer compás.

Todo lo contrario a lo que habías logrado en el ensayo.


¿Porqué sucede esto? 


Porque la grabación provoca generalmente ansiedad.

Como si el" foquito rojo con la R" nos dijera: "llegó tu momento de la verdad"

Y entonces reaccionamos con actitudes que reflejan esa ansiedad. Como: "Quiero salir de esto lo más rápido posible" .

Así que comienzas a tocar más rápido que el tempo al que está la música y, claro, para el segundo compás tú vas ya en el octavo.

Éste es sólo uno de una infinidad de ejemplos.


¿Por qué es importante tomarlo en cuenta?


Porque es fácil que se transmita en lo que queda grabado.

Si hablamos de música ejecutada en grupo, la reacción que cada quien ante esta experiencia es diferente, y muchos pierden la  seguridad al sentirse grabados.

Pero como estamos hablando de un "ensamble" lo que uno haga incidirá en el resultado, así que necesitamos que todos entreguen el mejor trabajo.


Consejos simples para superar el pánico al botón rojo



  • Paciencia, contigo y con los otros.

  • Genera un clima que haga a la persona no pensar que está grabando. Inclusive utiliza trucos. Es común que cuando alguien está revisando un pasaje que le cuesta mucho trabajo y alguien lo está grabando diga: "no grabes, sólo quiero darle unas vueltas". Sin embargo, tú te pones "a la cacería" de alguna buena toma. Sin que el otro se entere, grabas y grabas, ya sea que te quedes con todas los intentos o vayas haciendo "undo" al final de cada una hasta que atrapes algo bueno. Este truco funciona muchas veces.

  • Evita todo aquello que dificulte la concentración. En una sesión de grabación no es ideal que haya espectadores, ¿o acaso conoces estudios de grabación con sección de butacas y dulcería? Tener público en una sesión de grabación sólo distrae por mucho que queramos impresionar a las chicas o a los amigos.

  • Ten una actitud de comprensión para el otro y mejor facilítale las cosas: es mejor ayudar que descalificar.

  • Disfrútalo y haz lo que los involucrados lo disfruten también. Se trata de hacer música y "el ambiente en el que se genera queda impreso".

  • Utiliza los recursos que faciliten hacer varias tomas y aseguren un buen resultado -multitakes, etc.-.

  • Respeta, hasta donde sea posible, la opinión del músico sobre su interpretación. Busca negociar en vez de caer fácilmente en la confrontación.

  • Si después de varias tomas no sólo no estás logrando algo satisfactorio, sino más bien sientes estar retrocediendo, mejor detente. Haz un receso, salte un rato, vete a caminar, tómate un café, ponte a platicar afuera del estudio de cualquier otra cosa; es decir, rompe con la situación, con la obsesión: toma distancia. Después regresas, lo haces y verás que logras algo mucho mejor y en menos intentos.



La clave es generar un estado de enfoque sin tensión




Los mejores productores son aquellos que piensan en resultados sobresalientes y buscan cómo lograrlos de la mejor manera.



Y si tienes alguna experiencia interesante qué mencionar al respecto aquí abajo está la sección de comentarios. Muchos apreciaremos el haber compartido tu experiencia.

11 comentarios:

  1. Buenisimo maestro, esto tiene mucho que ver, la psicologia con lo que se trabaja, normalmente es asi, cuando yo le grabo a alguien no me pongo nervioso, pero cuando tengo que ejecutar el instrumento para grabar me pasa exactamente lo mismo, y si hay publico como decis peor!!Gracias!!Buena ayuda

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches , desde sevilla , eso que acabas de escribir , tal vez no sucede al que hace
    una grabacion entre amigos o tiene un home estudio para producir su musica , pero en el momento que se empieza a tener trbajos de envergadura , y con una responsabilidad si puede pasar .Tanto al musico como al tecnico de grabacion .
    Terapia:
    Apretar el puño de la mano y decirte a ti mismo , ¡que lo vas a conseguir ¡
    y si los nervios persiguen , piensa en que te moriras mañana .
    TE RELAJARAS -

    ResponderEliminar
  3. Muy buen artículo, de hecho tengo algunos problemas psicológicos y al tocar el piano delante de alguien, aunque no esté ni grabando me da un pavor muy grande. Lo mismo me pasa al grabar algo, incluso cuando estoy solo pero menos, y por ejemplo hacer videotutoriales hablados, tengo que repetir una y otra vez hasta que me salgan bien las palabras.

    Este post me ha gustado mucho por originalidad y por las buenas palabras.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Excelente. Tu terapia a lo mejor es extrema pero, como dices, te relajas.
    Gracias por tu participación.

    ResponderEliminar
  5. Saludos Daniel.
    Interesante.
    El miedo a la exposición es algo muy común en las personas, sólo cambia la agudeza con la que lo experimentamos.
    Dicen que un buen truco, sobre todo cuando te presentas en vivo es imaginar a las personas que tienes enfrente como si estuviesen desnudas, así ya no te sientes tan expuesto.

    ResponderEliminar
  6. Como siempre José Luis, muy atinado, me gustó mucho eso de la negociación en vez de confrontación. Muy buen artículo, felicidades y un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Gracias y un fuerte abrazo, Carlos Sergio.

    ResponderEliminar
  8. “no grabes, sólo quiero darle unas vueltas”. Sin embargo, tú te pones “a la cacería” ..la verdad es que muchas veces me he visto con problemas similares y nunca se me habia pasado por la cabeza grabar esos momentos en los que el cantante ensalla..la iré poniendo en práctica cuando me vea en esa situación,una vez más gracias por tus sabios consejo Jose!!

    ResponderEliminar
  9. Luis Fernando Barbosa Pérez27 de enero de 2012, 10:04

    José Luis: Muchas gracias por tus excelentes aportes. Eres inspiración y motivación para muchos.
    Un abrazo desde Bucaramanga, Colombia.

    ResponderEliminar